La miré, primero de reojo, luego ya frente a frente, le dirigí unas palabras, luego mis más candentes versos de amor, más tarde el sermón de la montaña, pero ella permaneció inalterable y fría, comprendí entonces que… una piedra no es una buena interlocutora.

Anuncios