Me despierto sudoroso, el calor es insoportable, ni siquiera el aire acondicionado puede hacer milagros, los cristales de la ventana están casi ardiendo. Enciendo la televisión y me asustan los datos, las temperaturas suben, alerta naranja, alerta roja,¡alerta! ¡alerta! ¡alerta!

Temperaturas récord, el sol golpea con inusitada fuerza, está más activo que nunca, los rayos penetran en la piel achicharrándola, los árboles apenas pueden mantenerse con semejante calor. En resumen, lo que suele pasar en un verano cualquiera.

Anuncios