Que cutres eran los carteles de finales de los 80, de cutre resulta hasta enternecedor.

Corría el año 1990 y se estrenó en los cines una película mala, muy mala, mala de cojones (estuvo nominada a los Razzies, los antioscar), los adolescentes que fuimos a verla por aquel entonces sin embargo, la consideramos una obra maestra en su momento. La calle se llenó de frases cogidas del film dirigido por Renny Harlin (el que estuvo casado con Geena Davis), frases fruto en parte a la traducción de Ramiro de Maeztu y a la voz de Pablo Carbonell (que sustituyó al actor de doblaje elegido originalmente debido a una huelga), el exceso de frases de mal gusto e insultos hacen precisamente que la película se haya convertido en objeto de culto marcando a toda una generación entre los que me incluyo, contiene uno de los tacos mas largos de la historia del cine: “VETEATOMARPORCULOCONTUPUTAMADRE,HIJODELAGRANPUTA”…sublime

  • “Gano al guarro con qué guarro!”
  • “Mira esto: el sol, el mar… increibleble, ouuuuh!”
  • “Gracias por ser un gilipollas, gilipollas”
  • “Uauu ¿es que tengo la bragueta abierta?”
  • “Soy tan fantástico que tengo mi propio número libre de peaje 1800, perfecto.”
  • – Apunta mi número: 555 6321, ¿lo tienes?
– Sí gracias. ¡Eh!, un momento, 555 no es un número real, sólo lo utilizan en las películas.
– No jodas, niña, que te crees que esto es la vida real.
  • “Faltan 10 segundos para el momento más embarazoso de tu vida.”
  • “Tanto gilipollas y tan pocas balas.”
  • “He oído gatos follando con más oído que este chaval.”
  • “Keith Richards se revolvería en su tumba si no fuese porque el muy mamón aún no se ha muerto.”
  • “Malditos australianos, odio ese país, ese continente o lo que sea, ¿es que no hacemos pruebas nucleares ahí?
  • “Yo personalmente no tengo nada contra los homosexuales, incluso tengo un amigo que es medio sos-pichoso.”
  • “Hablar con Zuzu era como hacérselo con un rallador de queso, ligeramente divertido al principio pero sobre todo, doloroso.”
  • “Huevos fritos con jamón, te los comes cuando quieras, pero folla siempre con condón.”
  • – Señor Fairlane soy muy rica, rica como para enfermar a la gente. Nada me ofende, cuando tenia 11 años sorprendí a mi padre con el pony que me había regalado por mi cumpleaños, ¿le excita?.
– No lo sé, no conozco a su padre (ella mira hacia la entrepierna de Ford). ¡Ah! esto bueno, no es nada personal, normalmente se levanta media hora antes que yo, me entiende, venga baja chaval venga abajo Decker, Margaret Tacher en bolas, ya está.
-¿Decker?
-Sí, Decker de “Black and Decker”, como las taladradoras.
  • “Menosmola” “Eso es lo que pienso yo de ti” “No, tú eres un menosmola” “Tócame las bolas”
  • “No, tú eres un zoquete” “Tócame el paquete”
  • “Siempre he dicho que hay que depilarse para llevar un vestido como ése… y no me refiero a las piernas”
  • “Te saco por ahí, te meto una hamburguesa en la boca y lo pasamos guay”
  • “No esta mal, no esta mal, se puede beberciar”
  • “Cabrón.” “Agárrame un cojón.”
  • “Eso de ser el superheroe más guay del rock and roll sonaba mejor en el prospecto”
  • ” Y lo peor de todo: Tengo un banco de jurelillos en los calzoncillos y nadie se lo cree. “

Todo este tipo de frases , junto con un compendio de incorrección total a lo largo de todo el film, convirtieron a Ford Fairlane en una película de culto entre los que la vimos de adolescentes, aunque no es el caso de las féminas, su lenguaje machista y obsceno nunca fue muy aplaudido entre ellas. Lo peor que se puede hacer con esta película es tomársela en serio, la gente debería saber cuando algo se hace con la intención de parodiarse a si mismo y en este caso lo es, a quien se la tome en serio…¡me toca la minga bolinga!

Anuncios