Imagen de los malos malosetes malandrines atacando las playas de Malibú, mientras los panolis de turno miran haciendo surf: ¡JO! O sea, Jimmy, ¡mira qué chuli que te cagas! Te lo juro por Paris Hilton

Últimamente me había quedado un poco desangelado de invasiones extraterrestres. No hay vida sin una buena invasión desde el espacio exterior y ya echaba de menos una en condiciones. Invasión a la tierra va de eso, unos bichos malos, malos y feos, feos, que nos atacan, atacan (así repetido hasta parece más atroz).

Cómo no, estos buenos extraterrestres atacan los Estados Unidos (el resto del mundo también, pero con menos ahínco). Se ve que les llega la señal de la televisión norteamericana y les entra un frenesí destructor de no te menees. Menos mal que no les llega la Mercedes Milá en Gran hermano o el Jorge Javier y la Belén Esteban en el Sálvame, sino igual venían con más mala leche… o igual ni se acercaban al planeta, quién sabe.

La cuestión es que la película nos relata (tranquilos que no os destripo el argumento) cómo unos rudos y fornidos marines americanos se enfrentan a los bichos feos y malos con armas superavanzadas mientras Los Ángeles arde por los 4 costados (un día tendré que contabilizar el número de desastres que ha sufrido esa ciudad en la historia del cine, como para no dormir tranquilo en ella).

La historia nos cuenta la vicisitudes de los marines en su deambular por la ciudad, huyendo, peleando, con sus historias respectivas, tratando de sobrevivir en una guerra que les ha pillado de sorpresa (normalmente las invasiones no son como las de Gila, no se llama por teléfono al enemigo). Una mezcla entre Black Hawk derribado, Coverfield, Independence Day o Distrito 9, pero que a pesar de ser una mezcla de todas ellas tiene una frescura y un dejarse ver bastante agradable.

No abusa de las americanadas típicas con discursito del presidente, ni de los ramalazos patrióticos, ni se cargan al negro o al chicano porque es mejor que el blanco siga vivo, no. En ese sentido es bastante correcta y no se os harán los endruños un nudo, tranquilos. Es una película de ciencia ficción y bélica, adecuada para los fans de este tipo de cine, pero no descarto que pueda gustar a cualquiera que esté dispuesto a ver una película con mucha acción, un ritmo sin descanso y un sinvivir constante (alguna escenita de tripas y asquete hay, pero sin excesos).

Anuncios