Lo siento, no he podido resistirme a comentar la noticia del día, de la semana, del mes, del año, del siglo… Chari y Rubén han sido expulsados de Gran hermano por darse mutuamente varias muestras de afecto un poco agresivas. Si es que la gente pone el grito en el cielo por alguna bofetada fuera de sitio o algún “hijo de puta” inadecuado, pero así es el amor y más aún en ese programa lleno de mentes privilegiadas, educación máxima y valores molares (no confundir con morales).

Mucha gente critica Gran hermano como telebasura, denigran a los concursantes poniéndolos de vuelta y media, pero no entienden la verdadera naturaleza del programa. Es un estudio sociológico y hay que verlo como tal. Es una representación de la sociedad española, podemos encontrar lo que hay en la calle cualquier día de sol, legionarias, enanas, gemelas, minusválidos, ninfómanas, maltratadas… Lo dicho, lo que yo me encuentro cada día comprando el pan en la panadería.

A la gente que dice que no muestran valores les digo que sí, que enseña a cómo vivir del cuento durante un año poniendo a parir a otros, enseña a cómo escaquearse de las labores de casa, enseña lo que es la cultura, la ciencia, el saber estar, el hablar y expresarse correctamente, es decir, lo que toda persona modélica debería ser.

Ahora fuera de ironías (lo anterior era una ironía. Lo digo por si algún fan de Gran Hermano no lo ha pillado), no paro de oír a la gente que los jóvenes de hoy no tienen valores, que no trabajan, son faltones e irrespetuosos, maleducados y hasta agresivos, egoístas, sin cultura, sin ganas de estudiar, solo saben pedir dinero y tener lujos caros sin tener que esforzarse para conseguirlos. ¿Qué les diferencia de la mayoría de los ocupantes de esa casa?

Raya la estupidez humana (y siento a quien le escueza esto. Que se joda por imbécil) que nos quejemos del comportamiento de nuestros jóvenes cuando nosotros ponemos en la tele el mejor ejemplo de lo que estamos criticando. Es como si ponemos en la tele solo películas de violencia y drogas y luego nuestros hijos se vuelven unos camellos y matones. ¡Es lo que aprenden!

A todo el mundo, salvo a algún retrasado, que no disminuído, le gustaría ver que su hijo está en la lista de españoles más queridos:

Los reyes de España, Iker Casillas, Andrés Iniesta, Pau Gasol, Plácido Domingo, Monserrat Caballé, Vicente del Bosque, Pep Guardiola, Concha Velasco, Pedro Almodóvar, Belén Rueda, Vicente Ferrer, Eduard Punset, Ferrán Adriá, José Saramago, José Tomás, Matías Prats… Personas que cada uno en su ámbito son triunfadores. Unos con estudios mayores que otros, cada uno con su trayectoria vital. Con algo en común todos ellos: educación y saber estar, cosas que no se consiguen viendo Gran Hermano, Sálvame de Luxe y todas esas macarradas llenas de personajes patéticos y penosos y que, por cierto, son mayoritarios en una cadena de este país (Tele5), cadena que pertenece a una persona querida y valoradísima por todos por su educación, respeto y por su afecto hacia las menores de edad (Silvio se llama y es presidente de una República Italo-Bananera).

En definitiva, si os salen hijos como los que os salen os lo tenéis merecido. Es el ejemplo que les habéis dado. Quizás para cuando os deis cuenta ya sea demasiado tarde, pero ese no es mi problema, aunque sí es el problema de todos. ¡Qué vergüenza de país!

PD: Tele5 sigue siendo la tercera cadena de este país después de las autonómicas y de la 1 de TVE, el sábado “La noria” tuvo 2.018.000 espectadores (16,5%) y el domingo “Gran Hermano” tuvo 1.583.000 espectadores (23,6% ¡a las 00:30 de la madrugada!). Patético…

Anuncios