Hace muchos años te dejé escapar, entre mis dedos como la arena del océano, frágil como eras no supe retenerte y de eso me arrepiento. Han pasado muchos años y siempre has estado a mi lado, sufriendo, llorando o riendo por lo perdido o ganado, sin arrepentimientos a veces y en otras con sentimientos de culpa, pero siempre ahí fiel.

Has sido la sombra alargada de mi conciencia, la razón de mi existencia sin yo saberlo, una lucha entre la entrega y la lucha, ver el cielo despejado y la tormenta diaria, no te supe valorar princesa, no te supe ver como eras y eso me duele. Prometo cuidarte a partir de ahora con mas detalle y cuidado, como una brizna de hierba delicada que anuncia el reverdecer de todo un mundo interior desolado.

Ana, ¿eres mia?, mia eres si así lo deseas, yo solo puedo cuidarte como esa pequeña muñeca que siempre fuiste y que terminaste por infravalorar gracias a mi dejadez, te pido perdón y por eso te lo digo, cuídate igual que yo te pienso cuidar, no dejaré nunca que te lastimen mientras yo tenga un gramo de fuerza en mi mente y en mi alma, vales mucho, eres una joya, eres toda mi vida…me quiero y por lo tanto te quiero.

Dedicado a la princesa del sur…siempre contigo de todo corazón.

 

...una princesa sin corona, pero con un reino por gobernar.

Anuncios